El futuro de la profesion de profesor en la nación española: negro como el tizón

LA PROFESIÓN DE PROFESOR

La Junta de la Facultad de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid acuerda expresar públicamente su disconformidad con el Anexo a la Orden ECI/3858/2007 de 27 de diciembre de 2007 (BOE, 29-XII-2007), el cual establece los requisitos de los títulos de Máster que habilitan para el ejercicio de la profesión de Profesor de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato. Tras los estudios de Grado, reducidos a cuatro años y “cuya finalidad es la obtención de una formación general” (Art. 9.1 del Real Decreto 1393/2007 de Grado y Postgrado), el acceso a dicha profesión exigirá cursar un Máster de 60 créditos de orientación prioritariamente psicopedagógica y didáctica, con muy escasa formación adicional en las diferentes disciplinas.

Denunciamos que lo anterior comporta una clara opción por la rebaja de la formación académico-científica del futuro profesor en su campo de conocimiento, lo que ha de repercutir negativamente en la calidad de la Educación Secundaria y Bachillerato. La formación pedagógica del profesorado no debe obtenerse a costa de dicha formación académico-científica. Y la sociedad debe ser consciente del ataque al principio democrático de igualdad de oportunidades que este tipo de medida lleva consigo. En efecto, garantizar la transmisión de la ciencia y la cultura a todos, en las condiciones intelectualmente más exigentes, es quizá la única manera efectiva de contrarrestar las formas de discriminación que generan las desigualdades socioeconómicas. La enseñanza preuniversitaria debe ofrecer los mejores estudios a todos los ciudadanos, con independencia de sus condiciones económicas, y esto requiere un profesorado excelente en las respectivas disciplinas; y en cualesquiera centros, ya sean públicos o privados.

Denunciamos la simplificación del diagnóstico que atribuye los variados y complejos problemas del sistema educativo a una supuestamente indiscriminada falta de preparación psicopedagógica del profesorado. Dichos problemas tienen causas de índole social, económica y política, que no se resuelven en modo alguno disminuyendo la formación teórica específica de los profesores. No negamos la conveniencia de agregar a esta formación teórica una verdadera etapa de prácticas. Pero nos oponemos a una ampliación del actual “Certificado de Aptitud Pedagógica” (CAP), cuyos deficientes resultados son por todos conocidos y que es lo que, en el fondo, significan estos nuevos másteres profesionales.

Denunciamos, asimismo, las consecuencias negativas que los citados Másteres en cuestión tendrán para el desarrollo de una carrera investigadora, sobre todo, en aquellas titulaciones cuya salida profesional principal es la Enseñanza Secundaria Obligatoria y el Bachillerato. Una vez en posesión del título de Grado, el graduado habrá de elegir entre lo siguiente: 1) o bien cursar un Máster de investigación, a fin de alcanzar la necesaria formación superior especializada pero que no habilita profesionalmente para ejercer como profesor; 2) o bien cursar un Máster profesional, que no sólo habilita para ejercer dicha profesión, sino que también da paso legalmente a la condición de investigador, aunque de ningún modo proporciona la formación para ello. Es obvio que sólo aquellos graduados que económicamente no necesiten plantearse una salida profesional inmediata podrán decantarse por la primera opción, en tanto que los que hayan de seguir la segunda no estarán en las mejores condiciones teóricas para competir en el campo de la investigación. Por otra parte, sólo quienes tengan sobrados recursos económicos podrán costearse ambas modalidades de máster, mientras que los que carezcan de semejantes recursos habrán de optar por uno de los dos y es razonable pensar que elegirán aquel que legalmente ofrece ambas posibilidades, la profesional y la investigadora.

Denunciamos que, a consecuencia de lo expuesto en el punto anterior, muy pocos graduados podrán cursar estudios de Máster distintos de los profesionales, por lo que las Facultades que tienen la Enseñanza Secundaria como principal salida profesional de sus estudiantes verán muy reducidas sus posibilidades de ofrecer Másteres de investigación, con las consecuencias negativas que ello tendrá en la preparación de sus doctorandos así como en la calidad de la investigación en nuestro país.Solicitamos, en consecuencia, la derogación del Anexo arriba mencionado y que el acceso a la profesión de Profesor de Educación Secundaria venga dado a través de Másteres que amplíen y profundicen en la formación académico-científica de los profesores en sus materias específicas.
Solicitamos también que la necesaria formación específicamente pedagógica para ejercer la profesión de profesor se obtenga a lo largo de un periodo razonable de prácticas remuneradas (por ejemplo, un año) mediante un sistema formativo análogo al actual MIR en Medicina. Sólo la conjunción de una excelente preparación teórica (en contenidos de la materia) y práctica, puede dotar al sistema educativo español de los mejores profesores.

Invitamos a cuantas Juntas de Facultad de las Universidades, sociedades académicas, profesores, etc. compartan estos puntos de vista a sumarse al presente documento en la siguiente dirección electrónica:

http://fs-morente.filos.ucm.es/manifiesto/index.htm


One Comment on “El futuro de la profesion de profesor en la nación española: negro como el tizón”

  1. Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza
    San José, Costa Rica, 6 de abril del 2008
    LLAMADO A LA SOLIDARIDAD INTERNACIONAL
    CON LAS EDUCADORAS Y EDUCADORES COSTARRICENSES
    Desde el inicio del curso lectivo en febrero, los docentes de primaria y secundaria enfrentan una grave situación, ya que están recibiendo su salario de forma incompleta. A esta situación anómala se añade además, que el Magisterio Nacional fue excluido en noviembre de una equiparación salarial de los profesionales del Gobierno Central. El gobierno de Oscar Arias quiere supeditar cualquier reconocimiento salarial a la aprobación de una reforma fiscal que gravará con duros impuestos al pueblo costarricense, pese a que en estos momentos existe un superávit fiscal, logrado con un poquito de control sobre la evasión en el pago de impuestos por parte de los grandes empresarios.
    El gobierno se ha quedado cruzado de brazos ante los problemas de pago que enfrentan los educadores, ya que el Ministro de Educación Pública alega que no puede resolver los problemas informáticos que estarían provocando los trastornos en los pagos, que ocasionaron ya un movimiento de huelga de 43 días en el 2003. En ese momento el Gobierno se comprometió a atender muchas reivindicaciones de los docentes, y hasta el momento no lo ha hecho.
    En medio del proceso inflacionario acelerado que vive el país, es una situación muy angustiante para los docentes, que reciben sumas por la mitad o menos del salario, e incluso nada.
    Las y los educadores están exigiendo al Gobierno la reducción del número de estudiantes por sección a un máximo de 25 estudiantes, ya que en la actualidad existen grupos de más de 40 estudiantes y se están perdiendo lecciones por la baja de la matrícula. Se necesita la estabilidad del personal docente, que en un gran porcentaje está en condición de interinazgo.
    El Gobierno ha pretendido ignorar el movimiento de huelga, dejar que pase el tiempo y se desgrane la huelga, ya que maniobró con los dirigentes sindicales de la ANDE y el SEC, para separar a los docentes de primaria del movimiento. No obstante lo cual, al entrarse en la segunda semana de huelga, la movilización de los docentes de secundaria comienza a sumar a los de primaria y a romper el cerco de silencio con el que el Gobierno y la prensa han querido ignorar el movimiento. Desde la semana pasada se multiplican las marchas, concentraciones y cierre de carreteras (con circulación lenta de carros y manifestantes)
    Llamamos al movimiento sindical y organizaciones democráticas a nivel internacional, a pronunciarse con carácter de urgencia ante el gobierno de Oscar Arias, demandando que se inicien negociaciones con la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE), SINPAE, ACOPROF, APER y ADEM, que encabezan esta lucha. Un Presidente que se presenta como paladín de la democracia, el diálogo y la paz social, para mantener el lustre de su título de Premio Nobel de la Paz, no sólo atropella los derechos de las y los educadores costarricenses, sino que demuestra un desinterés total ante la problemática de la educación costarricense.

    Solicitamos, pues, se envíen pronunciamientos a:

    Dr. Oscar Arias Sánchez, Casa Presidencial: Fax: (506) 2253-9087 correo lsolis@casapres.go.cr
    Ministerio de Trabajo: fmorales@ministrabajo.go.cr

    Rogamos, asimismo, nos envíen copia de los pronunciamientos a:

    info@apse.or.cr web: http://www.apse.or.cr

    bferreto@costarricense.co.cr


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s