La farándula de la izquierda indefinida y la hipocresía: Bono, el progre multimillonario, y Manu Chao, el “izquierdista” magufo

Estrategia fiscal de U2 corroe la imagen del activista Bono

U2 ha provocado la ira de políticos irlandeses tras su decisión de transferir parte de su compañía editora a una financiera holandesa, como parte de una estrategia que sus asesores han ingeniado para recortar la carga fiscal del exitoso cuarteto.

El grupo irlandés ha trasladado parte de su compañía U2 Limited a Holanda, país donde los impuestos sobre los derechos de propiedad intelectual son mínimos. Es una operación legal pero controvertida del maestro del activismo político en ayuda de África y uno de los músicos más influyentes.

“Habiendo escuchado a Bono hablar sobre la necesidad de que el Gobierno irlandés destine más fondos a programas de ayuda exterior, me sorprende que U2 no esté dispuesto a contribuir al fisco de una forma justa, como la mayoría de los contribuyentes irlandeses”, criticó Joan Burton, portavoz de Finanzas del Partido Laborista Irlandés.

El cambio de domicilio empresarial parece motivado por una reforma fiscal, anunciada por el Gobierno de Dublín el pasado diciembre, que pone cotas al tradicional paraíso fiscal que disfruta cualquier artista residente en Irlanda. La nueva medida impone un límite de 250.000 euros (321.000 dólares) de ingresos, a partir de los cuales empieza a contabilizar la carga fiscal sobre las ganancias relacionadas con actividades creativas.

La banda U2, como el resto de los artistas domiciliados en Irlanda, no pagaba impuestos sobre los beneficios obtenidos en la venta de discos ni por sus actuaciones dentro o fuera de la isla. Sí estaba sujeta a contribuciones fiscales por ganancias relacionadas con actividades comerciales -de merchandising, entre ellas- fuera del campo de propiedad intelectual.

De acuerdo con el dominical irlandés Sunday Independent, U2, que continúa con su gira mundial Vértigo, recaudó el año pasado 217 millones de euros (278 millones de dólares), cantidad no superada por ningún otro grupo de música. El traslado del grueso de las operaciones de la banda a Holanda, ruta abonada por los Rolling Stones desde los años ’70, les evitará pagar una suma sustancial, pero la jugada amenaza con mermar el prestigio de Bono.

Protestas contra la construcción de una torre

Mientras los músicos de U2 planean construir una torre de 31 pisos en Dublín, algunos residentes de esa ciudad irlandesa han comenzado a protestar, temiendo que sea una “monstruosidad”.

Recientemente, U2 ha obtenido el permiso para comenzar a trabajar en la construcción de esta estructura de 100 metros de altura, pero los habitantes del suburbio dublinés de Ringsend están desesperados por evitar que esas tareas se inicien, arruinando para siempre ese distrito ribereño.

Damien Cassidy, miembro del Grupo Ambiental Ringsend, dijo: “Esta torre a aparecer como una monstruosidad en lo que habitualmente se conoce como una pequeña villa marítima”.
La torre de U2 se convertirá en el complejo residencial más alto de Irlanda y albergará departamentos y un estudio de grabación.

Extraído de: http://www.lt24online.com.ar/2006news/08/11d.htm

Manu Chao, el artista más querido de las izquierdas indefinidas, y la energía chiripitifláutica

Leo el reportaje sobre Manu Chao publicado por Diego Manrique en El País Semanal y compruebo cómo la modernez del protagonista casa mal con la racionalidad.

Dice el autor que el cantante se ve a sí mismo, “en el fondo”, como “un racionalista, aunque abierto a lo improbable. En sus estancias en América comprobó la fuerza de la santería y, especialmente, la macumba y el candomblé brasileños”. Y, entonces, Chao -“el acaudalado turista alternativo“, como le llama acertadamente el periodista e historiador Julio Arrieta-, nos golpea con el disparate superlativo:

Llegará el momento en que sea aceptado científicamente [se refiere a la santería, la macumba y el candomblé], cuando tengamos instrumentos que cuantifiquen las energías positiva y negativa. Yo he recurrido a un brujo cuando alguien me quería hacer mal. Me dijo que debía blindarme, para que el odio rebotara hacia quien me lo enviaba. Y resultó, te lo aseguro“.

Menos mal que Manrique no sigue ahondando en el racionalismo del entrevistado porque da miedo. Chao cree en la magia y está convencido de que con el tiempo la ciencia se plegará ante su fe. Tiene la mente abierta, demasiado, y ha dejado entrar en ella de todo. Los detectores de energías positiva y negativa funcionarán cuando lo haga el de la energía chiripitifláutica. Y, si no, al tiempo, colega.

Extraído de: http://blogs.elcorreodigital.com/magonia/2007/8/21/manu-chao-y-energia-chiripitiflautica



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s