Documental: “El mayor error de Einstein”

Según las leyes del movimiento establecidas por primera vez con detalle por Isaac Newton hacia 1680-89, dos o más movimientos se suman de acuerdo con las reglas de la aritmética elemental. Supongamos que un tren pasa a nuestro lado a 20 kilómetros por hora y que un niño tira desde el tren una pelota a 20 kilómetros por hora en la dirección del movimiento del tren. Para el niño, que se mueve junto con el tren, la pelota se mueve a 20 kilómetros por hora. Pero para nosotros, el movimiento del tren y el de la pelota se suman, de modo que la pelota se moverá a la velocidad de 40 kilómetros por hora.

Como veis, no se puede hablar de la velocidad de la pelota a secas. Lo que cuenta es su velocidad con respecto a un observador particular. Cualquier teorí­a del movimiento que intente explicar la manera en que las velocidades (y fenómenos afines) parecen variar de un observador a otro serí­a una «teorí­a de la relatividad».

La teorí­a de la relatividad de Einstein nació del siguiente hecho: lo que funciona para pelotas tiradas desde un tren no funciona para la luz. En principio podrí­a hacerse que la luz se propagara, o bien a favor del movimiento terrestre, o bien en contra de él. En el primer caso parecerí­a viajar más rápido que en el segundo (de la misma manera que un avión viaja más aprisa, en relación con el suelo, cuando lleva viento de cola que cuando lo lleva de cara). Sin embargo, medidas muy cuidadosas demostraron que la velocidad de la luz nunca variaba, fuese cual fuese la naturaleza del movimiento de la fuente que emití­a la luz.

Einstein dijo entonces: supongamos que cuando se mide la velocidad de la luz en el vací­o, siempre resulta el mismo valor (unos 299.793 kilómetros por segundo), en cualesquiera circunstancias. ¿Cómo podemos disponer las leyes del universo para explicar esto? Einstein encontró que para explicar la constancia de la velocidad de la luz habí­a que aceptar una serie de fenómenos inesperados.

Halló que los objetos tení­an que acortarse en la dirección del movimiento, tanto más cuanto mayor fuese su velocidad, hasta llegar finalmente a una longitud nula en el lí­mite de la velocidad de la luz; que la masa de los objetos en movimiento tení­a que aumentar con la velocidad, hasta hacerse infinita en el lí­mite de la velocidad de la luz; que el paso del tiempo en un objeto en movimiento era cada vez más lento a medida que aumentaba la velocidad, hasta llegar a pararse en dicho lí­mite; que la masa era equivalente a una cierta cantidad de energí­a y viceversa.

Todo esto lo elaboró en 1905 en la forma de la «teorí­a especial de la relatividad», que se ocupaba de cuerpos con velocidad constante. En 1915 extrajo consecuencias aún más sutiles para objetos con velocidad variable, incluyendo una descripción del comportamiento de los efectos gravitatorios. Era la «teorí­a general de la relatividad».

Los cambios predichos por Einstein sólo son notables a grandes velocidades. Tales velocidades han sido observadas entre las partí­culas subatómicas, viéndose que los cambios predichos por Einstein se daban realmente, y con gran exactitud. Es más, si­ la teorí­a de la relatividad de Einstein fuese incorrecta, los aceleradores de partí­culas no podrí­an funcionar, las bombas atómicas no explotarí­an y habrí­a ciertas observaciones astronómicas imposibles de hacer.

Pero a las velocidades corrientes, los cambios predichos son tan pequeños que pueden ignorarse. En estas circunstancias rige la aritmética elemental de las leyes de Newton; y como estamos acostumbrados al funcionamiento de estas leyes, nos parecen ya de «sentido común», mientras que la ley de Einstein se nos antoja «extraña».


10 comentarios on “Documental: “El mayor error de Einstein””

  1. Carlos dice:

    Mi interpretación, según el materialismo filosófico, de esa extrañeza que tenemos de la teoría de la relatividad es porque son un conjunto de leyes que sirven para fenómenos dados a una escala distinta de los fenómenos de los que se ocupa la mecánica de Newton. Los fenómenos de los que se ocupan las leyes de Newton están dados a escala del sujeto operatorio (de un hombre, un animal), son leyes que se ocupan de relaciones entre bultos (planetas, coches…) y de estos bultos con sujetos operatorios dados en un espacio apotético (esto quiere decir que entre el bulto y la percepción animal hay una distancia o un espacio vacio aparente). Sin embargo las leyes de la relatividad se ocupan de fenómenos que no están dados a escala operatoria (no se pueden juntar y separar fotones, tampoco los ves con la percepción visual) y no están dados a escala operatoria porque estos fenómenos no son apotéticos, no están formados por bultos sino por ondas, según el materialismo las partículas subatómicas no son pequeños cuerpecillos (bultitos), son ondas y con las ondas no se puede operar apotéticamente (ver, juntar, separar).
    Después todos esos fenómenos que le suceden a alguien que se acerque a la velocidad de la luz (su masa se hace infinita, efecto espagueti)yo creo que son elucubraciones matemáticas sin pararelismo en la realidad, ya que sólo los fotones pueden alcanzar esa velocidad.

  2. Carlos dice:

    Cuando en el documental dicen que no se le puede restar ni sumar nada a la velocidad de la luz (otras velocidades de otros móviles), que ésta siempre permanece constante, concuerda con las tesis del materialismo que cite arriba. ¿Porque no se le puede sumar ni restar nada? pues porque el acto de sumar o restar (añadir y separar)son operaciones dadas a escala del sujeto operatorio trabajando con bultos. Pero la luz es un fenómeno dado a escala no operatoria.

  3. Carlos dice:

    Acabo de ver el documental entero y mi conclusión es que está funcionando en el mismo (a través de los físicos que intervienen) el fundamentalismo ciéntifico a toda máquina. Este fundamentalismo ciéntífico del documental se basa en “todo es física” que es equivalente al “todo es química” de los químicos o al “todo es matemáticas”.
    Para no alargarme sólo comento la conclusión final que viene a decir: El Universo (tratado como una totalidad cuando por la teoría del cierre categorial sabemos que el universo no puede ser
    una totalidad) proviene (se crea dicen continuamente) del Big Bang (teoría totalmente dudosa que tiene unas contradicciones filosóficas alucinantes que no comentaré aquí, recomiendo los artículos de Javier Pérez Jara del Catoblepas sobre este asunto) y el Big bang proviene de la nada o el vacio (¡toma ya!, encima lo afirman con una rotundidad enorme, como si eso estuviera irrefutablemente demostrado con pruebas empíricas) pero después ese vacio no es tal vacio ya que tiene energía (¿en que quedamos entonces, es vacio o no?).
    Para terminar, de la nada no puede salir nada (si queremos mantenernos en un terreno racional o materialista), si en la nada hay energía ya no es la nada. Y tampoco puede existir el espacio y el tiempo sin materia como también se ha afirmado en el documental (¿que es un espacio y tiempo espiritual?).
    A mi todo esto me parece Metafísica Presocrática encubierta con matemáticas avanzadas.

  4. Ciertamente el documental aduce de fundamentalismo científico. Pero implíticamente, al final del mismo, reconoce que el Big Bang no fue el principio del Universo. Esa es la clave del documental, aunque lo maquillen con el rollo hinduísta de los infinitos big bangs.

    Hace tiempo leí en un libro de ciencia ficción:

    “El Universo ni se ha creado ni será destruído, existe desde el principio de los tiempos y más allá de nuestra comprensión”.

    Dicho queda.

  5. Carlos dice:

    Pues ese comentario de ese libro de ciencia ficción es completamente materialista, es así, no puede haber principio (ya que habría que explicar de donde sale ese principio) ni final (ya que no puede existir la nada)

  6. Ya lo decía el difunto Arthur C. Clarke: “Los políticos deberían leer más ciencia ficción y menos policíacas”.

  7. Carlos dice:

    Otra cosa es que se crea que el universo si tiene un principio y un final, seguramente es así (no hay ningún ente eterno aunque la realidad si lo sea), pero claro, antes de ese principio no puede haber la nada, habría otra materia que dio lugar a los átomos, quarks o lo que sea. Tampoco hay porque postular un sólo centro ontológico en donde se inició el universo (el big bang) ya que eso es postular que en nuestro mundo, al venir todo del mismo principio o causa, pues todo está unido a todo (ya que todo proviene del mismo origen), pero esto está en las antípodas del materialismo filosófico. Yo creo que es más lógico postular varios centros al universo que uno sólo.

  8. A propósito de lo que dice Carlos, en especial en los primeros comentarios, bien viene repasar esto:
    http://razonatea.blogspot.com/2008/04/las-relaciones-distancia-y-la-teora-de.html

    (Creí haber publicado antes este comentario pero parece que no salió).

  9. Carlos dice:

    Ese es un muy buen artículo, también son fundamentales los de la polémica en el Catoblepas sobre el Big Bang y otras cuestiones de la capa metodológica de la ciencia (como el indeterminismo o determinismo cuántico de ese artículo que puso el enlace Fernando).
    Yo de hecho antes de leer los artículos de Pérez Jara pensaba que el Big Bang era una teoría científica irrefutable, pero da en sus artículos unos argumentos tan contundentes sobre las contradicciones de esta teoría que pasé de creer fervientemente en el big bang a pensar, después de leerlos (ya conocía el materialismo filosófico, sino es imposible) ¡menuda patochada es el big bang!.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s