1 de mayo: día de la clase obrera

Este es uno de los 1 de mayo más grises que se recuerdan, por varios motivos: mientras en naciones como Cuba el pueblo se prepara para una celebración masiva, temprana y con representación internacional, los sindicatos en Bolivia marcharán contra el desmembramiento y la balcanización que la burguesía santacruceña está promoviendo aprovechando la inoperancia y dejadez de Evo Morales ante el proceso de disolución de la nación boliviana apelando al diálogo más fundamentalista democrático. Aunque las organizaciones obreras de Panamá, en un acto de solidaridad encomiable y digno de lo que es nuestra idea de Hispanidad Revolucionaria y Socialista, han pedido a los trabajadores panameños que se solidaricen con Bolivia y con los patriotas bolivianos más sinceros.

Mientras, en España, los sindicatos “de clase”, Comisiones Obreras (CC.OO.) y la Unión General de Trabajadores (UGT), éste dependiente de la socialdemocracia, hacen del día de hoy un día de lucha contra el despido libre y la altísima siniestralidad laboral, además de clamar por salarios más dignos y mayor inversión productiva. En un momento de crisis económica internacional en ciernes, España es la nación europea que más problemas va a tener para afrontar la situación de descenso productivo que se avecina, sin contar la anestesia general que la nación vive auspiciada por la socialdemocracia dominante con el presidente ZP al mando. Por otra parte, la ultraderecha neofeudalista ha vuelto a intentar asesinar trabajadores la madrugada del 1 de mayo, ya que los terroristas de ETA han intentado asesinar una vez más -sin éxito, por fortuna- a trabajadores españoles por el mero hecho de ser españoles, siempre en nombre de la “democracia” y del “socialismo“. Esta vez fueron trabajadores del sector público español de instituciones laborales los que estuvieron en el punto de mira de esta organización racista y asesina.

En Ecuador,  la Constituyente ha  “prohibido” el trabajo precario (no sabemos cómo lo logrará), en Perú las mujeres han salido a la calle, en México, gran nación inmersa en un proceso de lucha contra la oligarquía derechista antipatriota que quiere quitar a los mexicanos su soberanía nacional privatizando PEMEX, se manifestarán contra el Tratado de Libre Comercio con el Imperio realmente existente. En Honduras se viven jornadas de lucha en apoyo de los fiscales donde, curiosa y peligrosamente, es la Iglesia Evangélica, los protestantes topos del Imperio para la dominación antihispánica y anticatólica de Iberoamérica, la que encabeza las protestas. En Brasil, donde las organizaciones obreras no plantean protestas de envergadura, y por culpa de la política ecofundamentalista de los biocombustibles, el Gobierno de Lula evalua la recomposición de los inventarios públicos de los alimentos. En Venezuela, Hugo Chavez ha subido el salario mínimo un 30%.

El panorama general de este Día Internacional de la Clase Obrera en el marco de la Hispanidad es muy desigual. Mientras en unas naciones se trata de una jornada de orgullo y lucha, en otras la indiferencia y la falsa conciencia son la tónica dominante. En naciones ajenas a la Hispanidad, como la patria de la Izquierda Asiática, China, la lucha contra el neofeudalismo tibetano se convierte, aunque sólo para las izquierdas definidas más responsables, en una lucha internacional frente al neofeudalismo reaccionario. Por si fuera poco, en el epicentro del imperialismo europeo, en Alemania, el 1de mayo es celebrado por igual por organizaciones de izquierda definida e indefinida y por los neonazis, que celebran el aniversario de la supuesta muerte del genocida racista Adolfo Hitler y porque en esa fecha celebró grandes concentraciones en Nüremberg. En el mundo islámico, las pocas organizaciones obreras que existen no pueden celebrar esta señalada fecha porque cualquier clase de izquierda definida o indefinida en los países mahometanos es perseguida y aniquilada, como en Arabia Saudí, o metida entre rejas, como en Irán o Marruecos.

En definitiva, Izquierda Hispánica felicita este día a todos los lectores y no lectores y ve, con escepticismo, cómo a pesar de todo el Día de la Clase Obrera sigue celebrándose, si bien de manera desigual y con distinta intensidad en cada una de las naciones políticas del mundo en general, y de la Hispanidad en particular. Es una muestra más de que la clase obrera jamás ha sido internacional, sino que siempre ha sido nacional, aunque los proletarios comparten rasgos comunes (la explotación, la venta libre de fuerza de trabajo a cambio de un salario, la creación de plusvalor para el empresario que le contrata, &c.). Por ello, al recordar el lema final del Manifiesto Comunista, “¡ Proletarios de todos los países, uníos !“, entendemos que si Marx llamó a la clase obrera a cumplir esta meta es porque no estaban unidos. Ni lo estaban, ni lo han estado, ni lo están actualmente. Y es probable que nunca lo estén, lo que no es óbice para que en momentos puntuales diversos elementos políticos en defensa de la mejora de las condiciones de trabajo del proletariado o, incluso, en reivindicación de la toma del poder de una organización política que defienda a la clase obrera de una nación política, reciba la solidaridad de otras organizaciones de otras naciones. Pero este 1 de mayo es una confirmación más del mito de la clase obrera internacional. Que conste que afirmar esto no niega el internacionalismo. Pero desde luego este internacionalismo no puede ser nunca más un internacionalismo pánfilo, no puede negar la dialéctica de Estados, ya que sin está no hay real dialéctica de clases.

Si una séptima generación de izquierdas políticamente definida aspira a ser una fuerza real en la calle, en la nación, en la Hispanidad -si es que nace en el Continente Hispánico- no puede negar la existencia de los Estados, los diferentes intereses de los Estados, las distintas dinámicas de cada Estado y la idiosincrasia de la clase obrera de cada Estado-Nación, de cada nación política. Y ha de ser consciente, además, de que aún a pesar de ello, la separación de la Hispanidad en distintos Estados es algo que es necesario superar para lograr una unidad mayor, no ya sólo a nivel de esfera cultural, sino a nivel efectívamente político.

¡ VIVA EL DÍA DE LA CLASE OBRERA !. ¡ VIVA LA HISPANIDAD !


One Comment on “1 de mayo: día de la clase obrera”

  1. creditos dice:

    El desastre de los biocombustibles
    “Para que usted pueda echar biocombustible en su Prius y sentirse bien consigo mismo sin motivo alguno, gente de carne y hueso en lugares lejanos tendrá que pasar hambre hasta morir de inanición.”
    Mark Steyn
    Para este viaje no hacían falta alforjas.

    Carlos Menéndez
    http://www.creditomagazine.es


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s